Consejos para no comprar por impulso




Una de las cosas con las que nos encontramos cuando queremos empezar a llevar un estilo de vida mas ligero, es dejar de comprar por impulso. Y aunque parezca ser algo muy fácil; la verdad es que no lo es, sobre todo cuando hemos llevado una vida desordenada donde usamos el ir de compras para somatizar el estrés o trastornos de ansiedad. Cuando compramos por impulso sentimos una sensación de felicidad que dura muy poco, sobre todo cuando compramos cosas que no necesitamos, luego viene el arrepentimiento. Y es como un circulo vicioso, compras – te sientes bien – luego el arrepentimiento – luego vuelves a comprar para sentirte bien de nuevo.

Antes que nada quiero mencionar que comprar no esta mal, esa es una de las confusiones de cuando empezamos a llevar una vida minimalista. Si lo que vas a comprar es algo que necesitas y te aporta algún valor, esta bien. Lo que esta mal son las compras compulsivas de cosas que no necesitas o comprar para sentirte mejor y tratar de salir de algún problema sin hacerle frente a ello.

Hoy te quiero compartir algunos consejos simples, para que puedas poco a poco empezar a dejar de comprar por impulso y llevar una vida mas sencilla.

Tips para controlar la compra compulsiva

1- ¿Porque Compro por Impulso?

Es muy importante identificar el motivo que te esta llevando a comprar compulsivamente. En esta sociedad consumista en la que vivimos, es normal que de vez cuando caigamos en una que otra compra, los productos estan ahí, solo un clic basta para comprar y hasta te lo llevan a tu casa. Pero cuando lo hacemos parte de nuestra vida, es cuando se presenta el problema. Nos podemos volver adictos a esa falsa sensación de bienestar que da el comprar algo nuevo y tarde o temprano se puede convertir en un trastorno de ansiedad por comprar.



Según este sitio web, estaríamos hablando de un Trastorno de Compra Compulsiva (TCC) cuando se asocia la compra y todo el proceso que nos lleva hasta ese momento con el placer. Cuando se empieza a sentir placer por el simple hecho de comprar, se puede tender a hacerlo de forma habitual, dando lugar al trastorno. Por otro lado, se puede desarrollar cuando la persona que sufre este trastorno utiliza la compra a modo de evasión de la realidad, como una forma de evitar los problemas de la vida real. Estas personas utilizan las compras como vías de escape que les hacen olvidar las dificultades a los que no quieren hacer frente.

Debemos pedir ayuda cuando veamos que esta situación ya se nos esta saliendo de las manos.

2- Date unos minutos antes de comprar

Cuando veas algo que quieras comprar, espera unos minutos antes de hacerlo, al menos 10 minutos. Da unas vueltas y piensa si es necesario comprar ese objeto. La mayoría de veces se nos olvida y así evitamos una compra innecesaria.

3- No usar las Tarjetas de Crédito

Al usar las tarjetas de crédito no nos damos cuenta o no tenemos mayor conciencia de lo que estamos pagando. Sinceramente duela mas cuando pagamos en efectivo; así que te recomiendo que no uses las tarjetas de crédito para hacer este tipo de compras. Por un lado tendrás mas conciencia sobre las compras y por el otro notaras y gran mejoría en tus finanzas.

Somos propensos a gastar más con tarjetas de crédito que con efectivo y no solo eso, sino que también evaluamos los productos de distinta forma.

eldefinido.cl

En eldefinido.cl, informan que según un estudio del 2011 se concluyó que quienes pagan con tarjetas de crédito prestan más atención a los beneficios del producto, mientras que quienes pagan con efectivo atienden a los costos asociados al producto (mantención, actualizaciones, contratos, etc.). La diferencia es importante, pues uno se enfoca en lo que se gana (beneficios), mientras que el segundo grupo se enfoca en lo que se pierde (dinero) y, por ende, es menos propenso a ceder al impulso.



4- Hacer una lista de las cosas que realmente necesitas

Para ir al mercado o una lista de cosas pendientes de comprar. En mi caso, que por un largo tiempo compre por impulso, hacer listas me ayuda mucho. Si necesito cosas de supermercado, hago una lista antes de ir a comprar y me apego a ella. Esto me ayuda a ahorrar tiempo y dinero. Tiempo porque no tardo tanto viendo todos los pasillos del mercado pensando si necesito esto o lo otro; y dinero porque no meto al carrito cosas que no necesito.

Ademas, puedes hacer listas para lo que sea que quieras o creas que necesitas comprar. Ya sea zapatos, cosas del hogar, ropa, carteras, etc. Anota todo en listas y deja todo anotado al menos por 30 días, luego revisa de nuevo y te darás cuenta de que la mayoría de esas cosas no las necesitas. Si ya estuviste 30 días sin esas cosas, es porque realmente no las necesitabas.

5- No salgas a comprar cuando estés triste o desanimado

Este es uno de los puntos mas importantes, si estas triste, enojado, deprimido no salgas de compras; realiza otras actividades para distraerte. Hay un estudio realizado por los investigadores Meryl Paula Gardner y Dennis W. Rook en 1988. Dicho estudio se basa en los estados de ánimo previos a una compra impulsiva, y el efecto de ésta en el estado de ánimo post-compra. Los investigadores concluyeron que: “ Si alguien está deprimido, frustrado o aburrido, comprar impulsivamente parece ser una táctica efectiva para romper con este estado de ánimo no deseado. Estados de ánimo post-compra, sin embargo, no son uniformemente positivos”.

Comprar parece ser una forma atractiva de tener un “subidón” de ánimo rápido. Lamentablemente, el efecto no es el deseado y terminamos sintiendo culpa (36% de las personas en el estudio mencionado lo expresaron así). Esto nos vuelve a poner en búsqueda de otro “subidón fácil”: Una nueva compra. Para no caer en este ciclo vicioso, debemos estar conscientes de que ciertos estados de ánimo nos hacen más vulnerables a las compras impulsivas. Un buen consejo es evitar los centros comerciales cuando te sientas triste o enojado.

6- Establece un presupuesto

Un presupuesto o monto máximo a gastar en cosas opcionales y no esenciales. Es parecido a las listas de compras, lo importante es que no te excedas del monto máximo que establecido. Ademas, al tener un monto reducido para libre disposición, vas a elegir mejor tus compras.

¿Cual ha sido esa compra de la cual te has arrepentido?




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.